Buscar
  • infoduartedigital

#AltaPolítica. Un mano a mano entre Jorge Castro y Rubén Duarte. Imperdible

Lo atribuye a que no tiene financiamiento internacional ni moneda propia. "El peso argentino es una moneda puramente transaccional, mientras que la totalidad del ahorro y de las inversiones que realizan los argentinos, ocurre con el dólar norteamericano", afirma. El panorama mundial en tiempos de pandemia, en la voz de un analista que siempre es escuchado.



El analista internacional Jorge Castro aporta un dato inquietante: "En los últimos dos trimestres, la economía argentina ha caído el doble de lo que cayó durante la crisis de 2001". Pintó un cuadro dramático de la situación económica que heredará el país pos pandemia.  

Sobre este tema y la realidad del coronavirus en las áreas más críticas del planeta, dialogó con el periodista Rubén Duarte en el programa dominical La Otra Campana, que se emite por LT7 Radio Corrientes en simultáneo con LT12 Radio Guaraní de Curuzú Cuatiá.

A continuación, una síntesis de esa charla:

-Jorge, hay quienes aseguran o siguen planteando, la disyuntiva salud o economía. ¿Usted qué piensa?

-Mire, yo lo que pienso es que la realidad siempre se impone. Así como en lo esencial está controlada la epidemia del coronavirus en gran parte de la Argentina, sobre todo en el interior del país y que la epidemia está concentrada en el Conurbano bonaerense y la ciudad de Buenos Aires. Al mismo tiempo lo que sucede es que la crisis económica se impone de manera verdaderamente abrumadora. Lo que se presumía que iba a ocurrir, ya sucedió. La caída del Producto Bruto de la Argentina en el segundo trimestre de este año, sería del 20 por ciento del producto. En los últimos dos trimestres, primero y segundo trimestre de este año, la economía argentina ha caído el doble de lo que cayó durante la crisis de 2001. En otros términos, la crisis económica se impone en la realidad de los hechos, incluso por su magnitud y gravedad, se impone al desarrollo de la pandemia del coronavirus. No hay discusión en la realidad de los hechos, de ninguna manera existe una elección entre economía y salud. Cuando la realidad de los hechos está implicando que, por adelante, lejos por su gravedad, está en este momento en la Argentina en pleno desarrollo la crisis económica.

-¿Qué va a pasar en la Argentina pos pandemia?

-Es imperioso, porque obliga la realidad de los hechos, que se enfrente a la situación económica. En realidad, esto en gran parte está ocurriendo. Hay una debilidad estructural de la Argentina para enfrentar la pandemia, que es el hecho de que no tiene ni financiamiento internacional, ni tampoco tiene moneda propia. El peso argentino es una moneda puramente transaccional, mientras que la totalidad del ahorro y de las inversiones que realizan los argentinos, ocurre con el dólar norteamericano. En estas condiciones, aun así, el Gobierno de Alberto Fernández ya ha lanzado un paquete de estímulo fiscal para mantener el empleo y la vida de las empresas argentinas, que abarca al 3 por ciento del producto. La totalidad de este impulso importante a la actividad económica en medio de la clausura forzada de esa actividad, que ya lleva 60 días, se realiza a través de la emisión monetaria. Esto es, la Argentina no tiene otra forma en el momento actual, que emitir moneda peso nacional para proveer al funcionamiento de un sistema económico que está en una virtual caída o derrumbe. En estas condiciones, esto tiene un límite claramente marcado, por el hecho de que con el actual nivel de emisión de moneda nacional, el riesgo de un brote inflacionario de envergadura, con una tasa de inflación mensual de más de dos dígitos, es un hecho que está a la vista. Está frenado, debido a que la economía argentina en el momento actual enfrenta una situación depresiva, con una caída del producto que se estima de más de 20 por ciento del PBI, anualizado, en este segundo trimestre del 2020.

-El tema obligado: la pandemia del Covid-19, sigue siendo la preocupación y la atención en el mundo. ¿Cómo estamos?

-Estados Unidos es en este momento el centro de la pandemia en términos mundiales. Más de un millón doscientos mil infectados tiene Estados Unidos con el Covid-19. Y el número de muertos provocado por la pandemia se aproxima a los 100 mil, en estos momentos. Hay que tener en cuenta, que la población de EE UU asciende a 330 millones de habitantes, lo que significa que la proporción, tanto de infectados como de muertos, considerado por millón de habitantes está entre las tres más bajas de los países avanzados. Y en general, en el mundo. Hay que agregar a esto, el hecho de que más del 70 por ciento, tanto de los infectados como los muertos de la pandemia, se encuentran exclusivamente en una zona de EE UU. Esta zona es el estado de Nueva York, la ciudad de la misma y área metropolitana neoyorquina. Abarca, no sólo a los 10 condados que forma el área metropolitana de Nueva York, sino también a Nueva Jersey que está enfrente. Y al mismo tiempo, abarca gran parte de Connecticut, que es un estado que bordea la frontera del estado de Nueva York. En otros términos, son más de 30 los estados norteamericanos en los que la epidemia del coronavirus es prácticamente inexistente o tiene un número muy reducido de casos. No más de 10 personas, por millón de habitantes. En este sentido es que ya ha comenzado en EE UU un proceso de normalización generalizada de su economía, que abarca ya a la totalidad de los 50 estados norteamericanos. Incluyendo al estado de Nueva York, donde toda la zona Norte del estado tiene una situación, desde el punto de vista sanitario, semejante al resto de los Estados Unidos. Todo está centrado en la ciudad de Nueva York, el estado de Nueva Jersey y el área metropolitana neoyorquina que incluye, no sólo Nueva Jersey, sino a gran parte del estado de Connecticut.


Una recorrida por el mundo

-¿Qué pasa en China, Jorge?

-Lo que sucede en China, es que la República Popular logró controlar en sólo siete semanas la epidemia del coronavirus. Tuvo allí su epicentro a lo largo de casi un mes y medio. Esto ocurrió en la provincia de Hubei, situada en el centro del país y al mismo tiempo, dentro de esa provincia, la clave de la pandemia en China fue la ciudad de Wuhan. Es una ciudad altamente industrializada, de elevada tecnología y que tiene 11 millones de habitantes. Allí el gobierno chino logró controlar la epidemia y ha normalizado completamente la situación en la provincia de Hubei, ciudad de Wuhan. Ahora lo que comienza a avanzar y en gran escala, es el proceso de apertura y de normalización de su economía. Después de que experimentó una caída extraordinaria de 6.8 por ciento del producto en términos anualizados, en el primer trimestre del año. Lo que hay que prever ahora es que la economía china va a crecer, en este segundo trimestre, en el orden de 4 o 5 por ciento anual para luego normalizarse plenamente, en el segundo semestre del año.

-Hay voces que aseguran que tenemos líderes ineptos en el mundo, concretamente al referirse a Donald Trump. ¿Cuál es su opinión?

-En Estados Unidos ha habido una respuesta formidable del sistema político. Hay que tomar en cuenta que la economía norteamericana se ha hundido 4.8 por ciento en el primer trimestre del año. Esto se trata de la mayor economía del mundo, 25 por ciento del PBI mundial. Lo que ha sucedido allí, que para enfrentar las consecuencias económicas de la pandemia, el sistema político norteamericano han lanzado un paquete de estímulos fiscales de 3 billones de dólares. Hay que sumarle a esto, la inyección de liquidez realizada por la Reserva Federal de casi 4 billones de dólares. En otros términos, en este momento, el paquete de estímulo fiscal y monetario de los Estados Unidos para enfrentar las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus, asciende a más del 30 por ciento del PBI norteamericano. Nunca nada semejante ocurrió en la historia de los Estados Unidos, ni del mundo. Esto es un punto fundamental a tomar en cuenta. Teniendo además presente, que estamos en un año de desarrollo de la campaña electoral presidencial norteamericana. Va a haber elecciones presidenciales en Estados Unidos y de renovación de un tercio del Senado, así como la totalidad de la Cámara de Representantes, el día 3 de noviembre de este año. Esto quiere decir, que este proceso electoral en Estados Unidos se transforma por la realidad de los hechos en un auténtico referéndum, referido a la figura, a la política y al gobierno del presidente Donald Trump.

2 visualizaciones0 comentarios