Buscar
  • infoduartedigital

Carlos Romero Feris habló con Rubén Duarte, sobre los 60 años de El Litoral

El colega El Litoral cumplió 6 décadas de vida el último domingo 3. La fecha fue motivo para repasar esa historia con su director, Carlos Romero Feris. El proyecto de su padre. Los primeros momentos. La realidad actual.


No todos los días se cumplen 60 años. Eso fue lo que ocurrió con el colega diario El Litoral el último 3 de mayo. Con ese motivo, su actual director Carlos Romero Feris desgranó algunas reflexiones en una charla con el periodista Rubén Duarte en el programa La Otra Campana, que se emite por LT7 Radio Corrientes en simultáneo con LT25 Radio Guaraní de Curuzú Cuatiá y FM Espacios (Fsa).

El diálogo se desarrolló del siguiente modo: -Carlos Romero Feris, propietario y director del diario El Litoral ¿Cómo te va, Carlos? Rubén Duarte te saluda desde LT7 y para todo el Nordeste. -Rubén, querido, ¿cómo te va? Un gusto saludarte. -Felicitarte porque El Litoral, el decano de la prensa regional, está cumpliendo los primeros 60 años… -Así es, Rubén. Para la prensa escrita un tiempo largo y difícil. -Te voy a hacer la introducción para la historia que quiero que me cuentes. En una página de la edición aniversario del diario hay un título que me gustó, realmente, mucho: "Diario El Litoral, nacido del coraje de don Juan Romero". ¿Me contás? -Sí. Don Juan, mi papá, era hijo de inmigrantes. Después empezó con el comercio, vendiendo carbón en las calles, que era el combustible de aquel entonces. Hizo todas las cosas de comerciante que se hace en un pueblo, Rubén. Hasta empezar a ser productor agropecuario. De ahí en adelante, empezó a crecer como productor agropecuario, fue dejando las otras actividades que lo llevaron a esto y un buen día, Corrientes queda sin diario. Esto sucede porque el diario de la provincia, de los hermanos Víctor y Cesáreo Navajas, se cerró. Y "La Mañana" también se cerró con el fallecimiento de don Elías Abad. Entonces papá dice: "No puede quedar una provincia sin un diario". Entonces habló con don Gabriel Feris, que era su cuñado periodista y le dice: "Voy a poner un diario". Entonces le comentan: "Bueno, Juan, si estás dispuesto a perder dinero, como quieras". Papá se asesoró con muchas personas y todos le aconsejaron que no ponga el diario. Yo era muy joven, tenía 9 años. Pocho (José Antonio Romero Feris) en algún tiempo escribió todo esto en el diario. Entonces se largó nomás a fundar el diario y lo hizo el 3 de mayo. Y así empezamos. Seis años después de fundar el diario, tuvo un accidente de auto y lamentablemente falleció. Así, quedamos nosotros en la conducción.  -Muy jóvenes… -Yo tenía 14 años. Pocho, mi hermano, que era mayor, tenía 24. Y con el empuje de don Gabriel Feris, nuestro tío, que era director periodístico. Entonces, de ahí en adelante seguimos hasta que fuimos creciendo, uno se fue para un lado, el otro para el otro y hace 30 años quedé yo solo con la propiedad del diario.  -Vos sos un hombre conocido y reconocido en el periodismo por esto que estás contando, por estas tres décadas. Le pusiste tu impronta, naturalmente, al diario El Litoral, que no obstante es el decano de la prensa regional, el más antiguo y que sigue teniendo una buena aceptación en la comunidad correntina. Sigue manteniendo una buena circulación. ¿A qué se debe esto? -A la perseverancia. A la línea editorial, a que no somos favorecedores ni contrarios de nadie. El diario es una tribuna pública, donde todo el mundo puede levantar su voz. Entonces, ahí se arma la tribuna. Aparte de eso, hoy tenemos una de las páginas más leídas del Nordeste argentino en la web y estamos siguiendo las transformaciones. Los diarios van cambiando, fueron cambiando en todo su formato hasta llegar hoy, al teléfono celular.  -Así es, pero la gente se sigue informando y sigue buscando al diario El Litoral en cualquiera de sus formatos, ¿no? -Así es. -Han sido varios quienes han pasado por la Dirección del diario. Uno de los más recordados -yo lo conocí siendo director- fue justamente tu tío, Gabriel Feris. -Un autodidacta. En la editorial del 3 de mayo del 60, es como si se hubiese escrito hoy. Esto, como me decía Pepe Ledesma en un reportaje que va a estar en la página web del diario, tiene dos significados: uno que te alegra que el diario de hace 60 años sea actual hoy y otra cosa que la gente se exprese, porque quiere decir que el país no ha cambiado en 60 años. Es la visión de un hombre que viene siguiendo de cerca todo esto.

Cómo afecta la pandemia -¿Cómo afecta este tema de la pandemia a los lectores del diario El Litoral? ¿Vos notás algún cambio o la gente, ávida de información, busca más el diario?  -Realmente lo busca, pero lo encuentra poco, porque esto afecta la distribución. Si bien con el sindicato hemos logrado mucho para que los chicos puedan salir a distribuir, es muy difícil todo. El tema pandemia es un tema del temor de la gente. Yo creo que la conciencia humana puede más allá que muchas cosas y la gente está consiente que hay que cuidarse. Entonces yo creo que esto perjudica un poco, pero la página digital es muy visitada.  -Claro, que es un paliativo, ¿no? -Es un paliativo para que la gente se informe, negativos para el ingreso del diario. -Desde luego. Me imagino también la presencia de los auspiciantes habrá disminuido, porque hay un parate importante en el comercio. Todos estamos aguardando para ver cómo sigue esta cuarentena.  -El gobernador (Gustavo) Valdés ha actuado con suma responsabilidad. Y realmente, gracias a eso, Corrientes es una de las provincias con menos índices de enfermos. Miremos nomás el otro lado del puente, ¿no? -Tan cerca y una realidad, desde lo sanitario, tan distinta, ¿verdad? -Así es. Valdés dio licencia, con goce de haberes, a los médicos chaqueños que trabajan en Corrientes. Una medida muy responsable y lógica.  -Me interesa tu visión de cómo el Gobierno provincial está manejando esta situación, que no es fácil. Hay que tener muchos cojones para hacer lo que hizo Gustavo, porque es la única provincia del país que durante una semana, al menos, presentó una cuarentena totalmente flexible para que la gente pueda trabajar… -Hay que ir despacio, flexibilizando la cosa. Ahora hay que apelar también a la responsabilidad de la gente, que tome los recaudos del caso como la distancia, barbijo y todas las cosas que corresponden. Volviendo al tema del diario, te decía de los 60 años de "El Litoral", yo participé en todos los años, porque me acuerdo que papá me ponía en la distribución del diario. Yo entregaba los ejemplares. Después pasé a la sección de avisos, sector que estaba frente al escritorio de él. Me controlaba de cerca. Cuando papá compra las nuevas máquinas para el diario, yo tenía 13 años de edad y papá me manda con una libretita a anotar las cosas que bajaban del camión en la calle pasaje Torrent. Era un galpón que teníamos ahí. Te quiero decir lo que era un padre de antes, con los hijos jóvenes. Teníamos que amañarnos con el trabajo. -Cultura del trabajo que realmente se perdió, ¿no? -Y yo creo que es un poco gracias a los padres. Mi padre, con la dureza con que nos ha criado, nos transmitió esa misma dureza. Ese es el amor que yo le puse al diario en estos 30 años, de seguir con el legado de mi padre. Otros hijos no siguen el legado, hacen la contra a veces. Pero… bueno, sucede también. -Te mando un abrazo, felicitaciones nuevamente, Carlos.  -Te agradezco muchísimo, Rubén, por tu llamado y un gran saludo a toda la audiencia de tu programa.

9 visualizaciones0 comentarios