Buscar
  • infoduartedigital

Julio Barbaro fué entrevistado por Rubén Duarte.

ENTREVISTA A JULIO BARBAR


ANTE ESTA EMERGENCIA, ALBERTO DEMOSTRÓ SER UN ESTADISTA

ENTREVISTA A JULIO BARBAR El dirigente y pensador justicialista elogió la actual gestión presidencial en el manejo de la pandemia, al tiempo que resaltó la figura de Cristina Fernández por su inteligencia, fustigando duramente la figura de Mauricio.  El dirigente peronista Julio Barbaro dialogó con el programa La Otra Campana y se explayó sobre diferentes cuestiones vinculadas a la realidad sanitaria y política, en medio de la pandemia de coronavirus. Barbaro, de extensa trayectoria política -fue legislador, secretario de Cultura de la Nación e interventor del Comfer- dialogó con el periodista Rubén Duarte, en este programa que se emite por Radio Corrientes.    A continuación, la transcripción de la comunicación telefónica.   -Julio, ¿le agrada que lo presente como un peronista histórico?  -Siento que no sólo yo, lo que se ha convertido en histórico en la Argentina es la política. Cuando uno ve la vigencia del peronismo en medio del liberalismo, piensa que lo pragmático ha aplastado a la idea. -Usted viene predicando esa filosofía que a muchos dirigentes no le cayó muy bien, aunque el tiempo terminó dándole la razón.  -Pero es que acá hay una cuestión, que es la siguiente: yo supe decir en un momento apurado que el peronismo es un recuerdo que da votos, entonces mucha gente explota ese recuerdo, recibe los votos y acá no podemos negar que los cargos en nuestra sociedad no son un lugar de servicio en la sociedad, sino esencialmente un lugar de crecimiento y de desarrollo económico que nos posee. Yo me acuerdo cuando nos fuimos al exilio en el 76, vivíamos cuatro diputados juntos en Madrid, no teníamos ni para comer pero era literal que ese hecho hoy no se repetiría de ninguna manera. El político ha dejado de ser alguien que convive con su vecindad, a ser alguien que se muda en su crecimiento económico, lo que antes lo tenía el empresario ahora lo tiene el político. -¿Esta pérdida de valores tiene un poco que ver con ese fatídico 24 de marzo de 1976? -No soy anti liberal, porque el liberalismo ha sido importante. La libertad de prensa, de pensamiento y de trabajo es esencial. Ahora, cuando ese liberalismo impone el poder extranjero sobre nosotros, cuando usted fabrica algo y le dicen no lo compre más porque afuera es más barato, usted encuentra gente que en medio de la campaña decía: "¿Para qué queremos una aerolínea de bandera?", sin aerolínea de bandera resultaríamos unos payasos alquilando aviones para que nos traigan. Perón había impuesto una ley Liota, que era una ley que planteaba un solo sistema de salud nacional, como la tiene Inglaterra, como la tiene Francia y eso es parte del Estado de bienestar. El peronismo instauró un sistema con todos adentro, no como en Estados Unidos, donde el que gana, gana. PARADIGMAS -¿Hay un cambio mundial? ¿Es para bien o para mal? -Luego de la caída del muro se dio aquello que se llamaba "el fin de las ideologías", y ese fin de las ideologías era la idea de que EEUU quedaba como único poder en el mundo. China demostró que no es sólo democracia la que mayor capacidad productiva tiene. China es un Estado fuerte, con libertad económica, pero donde el Estado es infinitamente mayor que el poder económico. Trump es alguien que le viene a decir a Obama: "Estabas equivocado" y Trump tiene razón en eso, por que si las empresas yanquis seguían produciendo donde se les daba la gana, EEUU desaparecía. Ese es el hecho fundamental: que la globalización era el negocio de los bancos para disolver a las naciones. Contra ellos se enfrentan los chinos y también el presidente Vladimir Putín en Rusia. Acá hay un liberalismo bancario que hace que las grandes empresas en la Argentina sean más poderosas que el Estado. Yo fui diputado de un país en el 73, donde la política era el poder real, ya cuando volvió Alfonsín los negocios se estaban imponiendo, no por Alfonsín sino por la degradación de la sociedad y, hoy por hoy, usted ve las empresas detrás de cada uno de los candidatos. -Le voy a dar tres nombres para que los describa: Macri, Cristina, Alberto. -Macri sigue el destino de Menem, que es disolverse en la historia. No trascendió como una figura y su fracaso es absoluto, hasta en Boca. Cristina tuvo la inteligencia para poner a Alberto para dejarlo actuar, cosa que yo he discutido todas las veces en televisión cuando decían que Alberto sería manejado. Cristina lo puso a Alberto para poder correrse ella del poder. Lo eligió de heredero, no de títere porque Cristina es una persona infinitamente más inteligente que Macri, tiene más grandeza después de todo el cuestionamiento recibido en hechos de corrupción. Alberto es mi amigo de muchos años, yo le escribí el prólogo de su primer libro. Está haciendo muy bien las cosas y la sociedad, con la lucidez de Cristina, lo ratifica como un gran presidente. Al lado de Macri, Alberto Fernández es Churchill. Es infinitamente superior y se nota. Podrá cometer errores pero estamos ante un estadista único. -El Presidente señaló en conferencia: "Elijo la vida y no la plata" cuando, a mí entender, si no hay plata es difícil que haya vida. -Estaba discutiendo con Trump y Bolsonaro y en esa dialéctica tenía que haber dicho "prefiero al hombre antes que al dinero". Lo importante, después de la pandemia, es que salgamos de los economistas, que me tienen podrido. Lo único bueno que tuvo la pandemia hasta ahora fue poner al médico en lugar del economista, porque el economista dice pavadas para asegurar su estudio. Lo que planteó el Presidente está bien. El hombre, además de ser un acumulador de cosas, riquezas y objetos, es mucho más rico y trascendente. Lo que nos ha dado la tecnología nos ha embrutecido. -¿Qué espera Julio Barbaro para Julio Barbaro? -Mi idea es dejarle a los jóvenes alguna idea que les sirva, mi mejor momento es cuando escribo y algunos jóvenes me lo agradecen y me entienden. Digo cuál es la idea de alguien que tiene 78 años y recorrió mucho, por ahí se vuelve un poquito sabio y puede dejar esa herencia. Perón nos había pedido que fuéramos una generación de amigos y no lo logramos, y el gran fracaso fue de Argentina y el gran error de la guerrilla fue la destrucción de la generación. -Usted, que es un hombre de los medios y conoce mucho de comunicación social, ¿le parece bien que el Presidente se pasee por los distintos medios? -Me parece bien porque después de la estupidez de la ley de medios que hizo la Cámpora en su final, ese papelón que era la Ley de medios. La única vez que me vi con la ex presidente fue cuando lo nombraron candidato y le dije: "Vayamos juntos a hablar con Clarín porque yo quiero un país donde los odios no existan y fuimos a cenar con Ricardo Quirvo". -¿Va a seguir colaborando con este gobierno? -Yo estoy muy lejos, no quiero cargos pero colaboro con pensamientos.

52 visualizaciones0 comentarios